+502 3080 6259 info@vdsparalelas.org

Cuando era pequeña y mis padres decidieron inscribirme en un Colegio Privado justo para 6to. Primaria, fue cuando por primera vez viví el látigo de la discriminación.  A lo largo de ese año (1998) sufrí de muchas maneras, desde miradas que lastimaban, hasta acoso sexual de parte del portero del Colegio, creo que por eso tengo muy pocos recuerdos de mi infancia, pero si hay algo que jamás voy a olvidar,  es que un día llorando juré demostrarle a esos que pensaban que yo era inferior, que las cosas no son así, ni soy inferior ni soy superior, soy solo un ser humano con sus propias características, que en un mundo tan diverso, yo complemento también el Cosmos.

Ha pasado el tiempo y me encuentro colaborando con personas de la Diversidad Sexual, principalmente con Mujeres Lesbianas y Bisexuales, a quienes discriminan igual o de peor forma como la gente lo hacía conmigo y lo sigue haciendo, pero a estas alturas ya no me importa; sin embargo, veo a mis hermanas mujeres y siento empatía por ellas, porque sé lo que duele ser “diferente” en un mundo de gente “normal” (hablando de la heterosexualidad), me molestan sus preguntas como ¿Y ya le pidió a Dios que la cambie? ¿O sea que usted es hombre? O sus comentarios como “Esa es una enfermedad que se puede curar en el nombre de Dios”, “mire debería de ir a la iglesia”, es decir las mandan al mismo lugar de donde las excluyeron y las hicieron sentir enfermas o poseídas por el diablo, ¿acaso estas personas saben que todas ellas ya pasaron por ese proceso doloroso de querer curar su lesbianismo de diferentes formas? ¿Si quiera entienden que no es una cuestión de curación, sino más bien de convivencia entre seres humanos? puedo mencionar una larga lista de comentarios pero voy a mencionar los que más me molestan “Los homosexuales son drogadictos, sidosos o pu…s”, perdón pero hay muchos comportamientos que son de seres humanos no exclusivos de unos cuantos, ¿Y vos que haces ahí? “Al menos yo no pelearía por sus Derechos, que lo hagan ellos si quieren”, si soy Defensora o me autodenomino Defensora de Derechos Humanos debo hacerlo con integridad, me molestan los hipócritas que por un lado hablan de Derechos y por otro son los primeros en violentarlos“Yo no voy a estar atrayendo maldiciones a mi familia”, perdón pero maldición es que no les enseñes a tus hijos a vivir en tolerancia y armonía con todo lo que les rodea, estás haciendo de tus hijos e hijas “unos intolerantes “normales” en un mundo naturalmente Diverso.

Bueno pero ¿Qué tiene que ver esto de la discriminación que viví y que sigo viviendo, con el tema del lesbianismo? Sencillo, mi padre siempre me dijo, “estudia, supérate, demuéstrale al mundo que ser indígena no es un pecado, por lo contrario eres más inteligente que toda esa bola de envidiosos que por tener un apellido diferente o porque viven en un lugar diferente, se creen inferiores a nosotros”… lo que pretendo decirte hermana Lesbiana es que: te quites esa idea de que tu diferencia es mala, que tu orientación es diabólica, “tú complementas la diversidad del Cosmos”, quítate el tatuaje de palabras duras, el tatuaje del rechazo, sal a la calle, estudia, infórmate, lee, supérate y demuéstrale a la bola de “normales” que su normalidad los dejó en la ignorancia.  Esa ha sido mi receta para salir adelante…

Con cariño,

Una mujer heterosexual

Pin It on Pinterest